Blog

Protocolo de seguridad contra la covid-19

La consulta de la doctora Obregón cumple con unas medidas muy estrictas de seguridad y prevención contra la COVID-19. El protocolo, diseñado en colaboración con médicos de diferentes especialidades, garantiza un entorno acondicionado con las máximas garantías para todos sus pacientes. 

MEDIDAS EXTRAORDINARIAS

  1. Equipos de protección para pacientes y trabajadores
  2. Enjuague bucal nasofaríngeo
  3. Puntos de higienización
  4. Desinfección y limpieza
  5. Ventilación reforzada
  6. Trazabilidad de contactos

Medidas preventivas contra la COVID-19

El segundo derecha del número 16 del Paseo Pereda de Santander es un espacio aséptico y pulcro. Huele y está limpio. Todo. La desinfección es exhaustiva y la ventilación constante.

Las alfombras, lámparas, adornos y revistas que antes decoraban las diferentes estancias de la consulta de la doctora Concha Obregón ahora descansan en una habitación devenida en trastero. La situación de emergencia sanitaria derivada de la crisis de la COVID-19 ha cambiado las prioridades y ahora todo debe estar despejado para facilitar la desinfección y limpieza.

Como explica la doctora Obregón, “nuestros pacientes tienen que tener la confianza y tranquilidad de que les recibimos en un entorno seguro”. Y precisamente con ese objetivo lleva trabajando junto a su equipo, pero también de la mano de otros profesionales de diferentes especialidades médicas, desde el comienzo de la pandemia.

Durante estos meses no hemos parado de investigar, de leer y estudiar todo lo que se publica sobre un virus del que en origen sabíamos muy poquito.

Ahora ya existen algunas evidencias y los protocolos de actuación están más claros. Hay una normativa y unas medidas de prevención e higiene que todo el mundo debe respetar.

Nosotros hemos querido ir un paso más allá y podemos decir que los protocolos que hemos instaurado en la consulta garantizan un entorno con las máximas garantías de seguridad”, afirma la doctora, también miembro de la Sociedad Española de Medicina Estética.

Entorno estéril y seguro

Una de las primeras medidas que se tomaron con motivo de la crisis de la COVID-19 fue transformar el espacio físico de la consulta. Y el cambio fue radical. La doctora Obregón y su equipo convirtieron el lugar de trabajo en un campo estéril y seguro.

La empresa Montañesa se encargó de la desinfección inicial de la consulta y, a partir de ahí, un equipo de profesionales de la limpieza vela diariamente por mantener los espacios limpios después de la visita de cada paciente.

A lo largo de estos meses, los protocolos se han ido construyendo y adaptando a las distintas situaciones, fases y necesidades sanitarias.
Así, por ejemplo, hasta el mes de junio todos los pacientes debían presentar un test de anticuerpos antes de entrar en la consulta. Con este requisito se garantizaba un triaje que permitía detectar pacientes positivos, evitar en ese caso su paso por consulta y minimizar con ello el riesgo de contagio a otros pacientes así como al equipo médico (también estos profesionales se someten al test de anticuerpos con mucha frecuencia).

Y en este tiempo se han ido conociendo nuevas evidencias y han surgido también nuevos productos que ayudan a prevenir los contagios.
Este es el caso de los enjuagues bucales que aseptizan la nasofaringe y que la doctora Obregón ya utiliza también en consulta dentro del protocolo de medidas preventivas para sus pacientes.

Equipos de protección para los pacientes

A todas las personas que llegan a consulta se les entrega una bata, unas calzas, un gorro, unos guantes, una mascarilla y un vasito con enjuague bucal. Su uso es obligatorio durante el tiempo que permanecen en el centro.  Además, antes de entrar también deben frotar las suelas de sus zapatos sobre una alfombra desinfectante.

Por supuesto que el personal  lleva en todo momento sus equipos de protección y a los pacientes se les recibe de manera individual  (salvo en circunstancias muy puntuales de personas con algún tipo de dependencia) y con cita previa.

Es cierto que nuestro protocolo puede parecer, a priori, un poco rígido y futurista, pero la verdad es que los pacientes están encantados porque entienden que unas medidas preventivas tan exigentes benefician a todos. Como siempre digo, nuestro compromiso con la salud y el bienestar de los pacientes es total y en una situación de emergencia sanitaria debemos ser impecables.